Eneagrama

image80 (1)Durante siglos el ser humano se ha hecho la misma pregunta:
¿Quién Soy?
¿Por qué soy como soy?
¿Qué motiva mi forma de ser, de actuar, de sentir?
¿Cómo conocerme más?
¿Cómo dejar de cometer los mismos errores?
¿Por qué me cuesta trabajo entenderme y entender a los demás?
¿Cómo logro cambiar, alcanzar el equilibrio y estar en paz?
Si estas preguntas te interesan… El Eneagrama es para ti.

 

 

El eneagrama de la personalidad es una herramienta de psicología que describe la personalidad de la gente de una manera dinámica, es decir, que en vez de poner etiquetas como lo hacen las clasificaciones de la psicopatología, detalla el problema por el cual se mueve cada personalidad, describiendo sus aspectos sanos e insanos. El dinamismo consiste en que esos problemas respecto a los que se mueven son los que tienen más graves cuando están peor y más sanos cuando están mejor (por ejemplo un eneatipo que sea cobarde, cuando está sano puede ser “el más” valiente) por eso no encasilla a las personas, sino que les indica cómo pueden salir de las limitaciones que ellos mismos se han creado. Ayuda a comprender a los demás y conocernos a nosotros mismos, desarrollando así nuestro potencial humano. Este modelo describe 9 tipos de personalidad distintos (los llamados eneatipos) y sus relaciones entre ellos a través de la figura geométrica del eneagrama.

Consideraciones preliminares

Todas las personas tenemos algo de todos los eneatipos, pero siempre hay uno que prevalece más que los demás: tu eneatipo básico de personalidad.

El eneatipo básico no cambia a lo largo de la vida, se define en la infancia, y se va desarrollando a lo largo de los años (según algunos autores, a los 25 años ya se ha formado por completo). Hay discusiones respecto a si es algo innato o si se forma (a los 5 años) a causa de los sucesos de la infancia (relación familiar, abandonos, críticas,…).

Todos los eneatipos del eneagrama pueden corresponder tanto a hombres como a mujeres, a veces se relaciona erróneamente por ejemplo al 8 con los hombres y al 4 con las mujeres. Ser un eneatipo no significa tener todos los rasgos de éste, especialmente, por la combinación que tienen éstos con las alas y los subtipos, por ejemplo, una característica del eneatipo 4 autoconservación es que no suele interesarle el mundo del trabajo ni ganarse la vida, pero si éste tiene mucha ala 3, entonces se mezcla con el 3 autoconservación, que es el adicto al trabajo, y por tanto anula la parte del 4 de no preocuparse por el trabajo.

Nombres de los eneatipos

Los nombres de los eneatipos sólo son una forma de llamarles para tener una referencia, pero cuando se usan palabras pueden resultar poco precisas, limitantes o engañosas, (por ejemplo al 4 le suelen llamar “el artista” pero hay multitud de artistas que no son 4). Además, dado que las personalidades cambian tanto, en ocasiones los nombres se refieren sólo únicamente a un estado de su ”nivel de desarrollo”. Por todas estas causas, se nombra a cada eneatipo con un número, para referirse a él de una forma objetiva. Estos números no tienen nada que ver con la numerología ni cosas parecidas y no tiene porqué ser mejor ninguno de ellos.

Continuum de rasgos

También llamado ”Niveles de Desarrollo”. Define el estado en el que se encuentra cada eneatipo. Se suele dividir en 9 estados (3 sanos, 3 promedios, 3 malsanos). Una persona, tanto a lo largo del día como a lo largo de su vida, va moviéndose de un estado a otro. Lo habitual es estar en los tres estados promedios.

Contáctenos para que reserve su hora de atención.

 ¡Reserve su hora! →→→